domingo, abril 21

Zelenski: La ayuda europea a Ucrania, una inyección imprescindible pero insuficiente para sufragar el esfuerzo bélico | Internacional

El nuevo paquete de ayuda de la Unión Europea llega en un momento crítico para Ucrania. Su ejército está siendo superado en todos los ámbitos por Rusia en la guerra, la deuda pública está disparada y en Estados Unidos demócratas y republicanos parecen lejos de llegar a un acuerdo para sostener su apoyo a Kiev. Los 50.000 millones de euros pactados este jueves por los líderes de la UE para los próximos cuatro años son un salvavidas imprescindible para resistir en el frente y sostener el presupuesto del Gobierno. Pero este dinero no bastará por sí solo para que Ucrania cumpla con sus objetivos, según han advertido los líderes del país.

El problema es que sin Washington, Ucrania no tiene posibilidad de resistir la ofensiva rusa. Así lo constató el 29 de enero el presidente Volodímir Zelenski en una entrevista para la televisión alemana ARD. “Europa sola no puede resistir si el apoyo de Estados Unidos se suspende, ni en armamento ni en apoyo financiero”. Kiev, de hecho, siempre ha confiado en que la UE sortearía el veto húngaro, sobre todo tras la reunión del pasado lunes entre los ministros de Exteriores húngaro y ucranio, y el número dos de Zelenski, Andrii Yermak.

El presupuesto del Estado para este año contempla unos ingresos de 43.775 millones de euros frente a unos gastos de casi el doble: 82.385 millones. El primer ministro ucranio, Denis Shmihal, afirmó el 26 de enero a través de un comunicado que estimaban que 18.000 millones del déficit público anual se cubrirían con el paquete europeo, es decir, con el 36% de los 50.000 millones comprometidos hasta 2027. La ministra de Economía, Yulia Sviridenko, ha asegurado este jueves que prevé que este marzo llegue una primera partida de 4.500 millones.

La deuda pública ucrania equivaldrá en 2024 al 100% del producto interior bruto, frente al 48% previo a la invasión, según el Fondo Monetario Internacional. El 45% del presupuesto de 2024, 37.000 millones, está destinado a defensa, equivalente al 22% del PIB. Esto no es solo dinero para armamento, sobre todo es para combustible, transporte, salarios y manutención de los casi 880.000 hombres y mujeres sirviendo en las Fuerzas Armadas y en otros cuerpos de defensa nacional.

Según el Centro Wilson estadounidense de estudios políticos, Ucrania contempla que la ayuda internacional en defensa equivalga al 13% del PIB. Sin esto, el Gobierno no podrá cubrir otras patas fundamentales del Estado en un momento en el que el desempleo se ha disparado del 9,8% previo a la guerra al 24,5% actual, según datos del FMI, y en el que millones de personas desplazadas por los combates reciben subsidios como refugiados internos.

Menos ayuda internacional

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La transferencia de ayuda internacional ha disminuido drásticamente desde el pasado otoño. El Instituto para la Economía Mundial de Kiel (Alemania), centro de estudios de referencia para el seguimiento del apoyo económico y militar a Ucrania, estimó el pasado diciembre que entre el verano y el otoño de 2023, los compromisos de asistencia internacional para Kiev habían descendido un 90%. Desde el inicio de la invasión, en febrero de 2022, y hasta octubre de 2023, poco después de confirmarse el fracaso de la contraofensiva ucrania, la UE había acordado ayuda valorada en 84.300 millones de euros y Estados Unidos, en 71.400 millones. Alemania, el tercer donante, aportó 21.000 millones y el Reino Unido, 13.300 millones.

El temor ucranio se centra sobre todo en lo que suceda en Washington. La Casa Blanca tiene presupuestados 55.000 millones de euros en asistencia a Ucrania, un paquete que el Partido Republicano bloquea desde el poder legislativo. Las voces críticas con la ayuda a Kiev son mayoritarias en la formación conservadora, con el expresidente Donald Trump como referente. Estos exigen al presidente, Joe Biden, y a al Partido Demócrata, que acepten aumentar el presupuesto en seguridad en la frontera con México para desbloquear el acuerdo sobre Ucrania. Los demócratas se oponen.

Zelenski afirmó en Washington el pasado septiembre que sin la asistencia estadounidense, Ucrania perdería la guerra. “Sin el apoyo de Estados Unidos, no podríamos sobrevivir, es un hecho”, reiteró el mandatario el 19 de enero en una entrevista con la televisión Channel 4. La Casa Blanca es su principal soporte militar: en los primeros 20 meses de guerra, Estados Unidos se comprometió con 44.000 millones de euros en armamento para Ucrania; el segundo suministrador de equipos militares fue Alemania, con 17.100 millones de euros, según el Instituto de Kiel. La UE, en cambio, aportó 77.100 millones para las finanzas de Ucrania y Estados Unidos, 25.000.

El ministro de Defensa ucranio, Rustem Umerov, ha enviado esta semana a sus socios en la UE un documento en el que ilustra la desventaja que están sufriendo sus tropas frente a Rusia. El documento, avanzado por la agencia Bloomberg, asegura que el invasor triplica a la artillería ucrania en proyectiles disparados. La artillería ucrania estaría utilizando 2.000 proyectiles al día, mientras que la rusa cuenta con 6.000 diarios, según el informe de Umerov. El ministro insiste en que Ucrania por lo menos debe contar con la misma capacidad de fuego que su enemigo.

Rusia está avanzando de nuevo en el frente de la provincia de Donetsk y en el de Járkov, superando en infantería, dominio aéreo con drones, blindados y artillería a los ucranios. El presupuesto de defensa ruso para 2024 superará los 129.000 millones de euros, según un análisis del pasado diciembre publicado por el Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolmo, más del triple que el presupuesto ucranio.

La teórica militar indica que un ejército a la ofensiva, para tener éxito, debe ser por lo menos tres veces superior en recursos al que defiende. Una queja recurrente desde las cúpulas política y militar ucranias es que sus aliados occidentales nunca han aportado suficiente ayuda militar para tener una clara superioridad ante Rusia y poder recuperar el territorio perdido. “Nos han ayudado para aguantar el tipo, pero no para ganar”, dijo Zelenski en Channel 4. The Washington Post avanzó el 26 de enero, a partir de fuentes anónimas del Gobierno estadounidense, que la Administración Biden está planificando la asistencia para Ucrania en la próxima década solo para defenderse, sin contemplar la posibilidad de que pueda reconquistar el terreno ocupado por Moscú.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_