miércoles, abril 17

Militares de Guinea-Bisáu se enfrentan a tiros en las calles de la capital | Internacional

Soldados de las fuerzas especiales y miembros de la guardia nacional de Guinea-Bisáu, dos unidades de las Fuerzas Armadas, se han enfrentado a tiros este jueves y viernes en Bisáu, capital del país, con el resultado de al menos dos muertos. La situación está “bajo control”, ha asegurado este viernes al mediodía el Estado Mayor del Ejército, tras la rendición del comandante de la guardia nacional, el coronel Victor Tchongo. Detrás de este enfrentamiento entre militares está la feroz pugna por el poder que mantienen desde hace cuatro años el histórico Partido por la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC) y el presidente del país, Umaro Sissoco Embaló, que se encuentra en Dubai asistiendo a la cumbre del clima COP28.

Los hechos se desencadenaron el jueves por la noche cuando varios miembros de la guardia nacional a las órdenes de Tchongo irrumpieron en una comisaría de policía y liberaron al ministro de Finanzas, Suleimán Seidi, y al secretario de Estado del Tesoro, Antonio Monteiro. Ambos, miembros del PAIGC, habían sido detenidos esa misma tarde por un caso de corrupción: la supuesta malversación de 9,2 millones de euros que habían retirado de las arcas del Estado para después repartirlos entre empresarios afines a dicho partido, mayoritario en el Gobierno y el Parlamento desde el pasado verano.

Tras liberar a los dos políticos, los efectivos de la guardia nacional se enfrentaron a tiros con las fuerzas especiales, que rápidamente ocuparon las calles de la capital. Durante estos choques fueron abatidos al menos dos militares, uno por bando, según fuentes locales. Al mediodía del viernes, el Estado Mayor de la Defensa ha publicado un comunicado para informar de que la situación estaba “bajo control” y ha instado a la población a continuar con sus actividades habituales, mientras los dos políticos han sido devueltos a su celda. El 31 de enero de 2022, Guinea-Bisáu ya vivió una situación similar cuando un grupo de militares irrumpió a tiros en el Palacio Presidencial, lo que fue calificado por el presidente Embaló como un intento de golpe de Estado. Murieron al menos seis soldados.

Agentes de seguridad privada frente al edificio del Parlamento de Guinea-Bisáu este viernes.
Agentes de seguridad privada frente al edificio del Parlamento de Guinea-Bisáu este viernes.STRINGER (REUTERS)

La orden de investigar a los dos ministros miembros del PAIGC procede del Fiscal General del Estado, nombrado por el presidente Embaló y afín a este, por lo que los miembros de este partido consideraron que se trataba de una maniobra política. Al igual que la clase política, los militares de Guinea-Bisáu están profundamente divididos entre quienes apoyan a unos y otros. Ya el pasado mes de septiembre, tras los golpes de Estado en Níger y Gabón, el presidente Embaló reforzó su seguridad personal mediante el nombramiento de los generales Tomas Djassi y Horta Inta como jefe de la seguridad presidencial y jefe del Estado Mayor particular del presidente de la República, respectivamente. Guinea-Bisáu ha vivido una guerra y una decena de asonadas militares después de su independencia de Portugal en 1974.

El enfrentamiento entre Embaló y el PAIGC, liderado por Domingos Simoes Pereira, data de febrero de 2020, cuando el primero se autoproclamó presidente tras las polémicas elecciones de diciembre de 2019. En un primer momento, la comisión electoral otorgó la victoria a Embaló, pero el Tribunal Supremo anuló dichos resultados y ordenó un nuevo recuento de las papeletas. La negativa de la comisión electoral a volver a contar los votos provocó un bloqueo que el propio presidente se encargó de romper cuando organizó su propia investidura en un hotel de la capital rodeado de militares y en contra del criterio del Parlamento y el Supremo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Meses después, tras diversas maniobras políticas y una campaña de represión y violencia contra miembros del PAIGC que ha caracterizado su mandato, Embaló logró hacerse con el control de la Asamblea Nacional, consolidando así su poder. Sin embargo, las elecciones del pasado 4 de junio supusieron un serio revés para sus intenciones de mantenerse en el cargo. La coalición Pai-Terra Ranka, dominada por el PAIGC, volvió a ganar los comicios y obtuvo la mayoría absoluta en el Parlamento. El 12 de agosto se confirmó la cohabitación en Guinea-Bisáu: el presidente Embaló, obligado por la ley, nombró un Gobierno controlado por sus rivales del PAIGC desde los puestos clave y encabezado por el primer ministro Geraldo Martins, vicepresidente de este partido. Las próximas elecciones presidenciales están previstas para diciembre de 2024.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_