sábado, abril 20

El partido ultra alemán AfD consigue su primera alcaldía de una ciudad mediana en Pirna, Sajonia | Internacional

El candidato del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) en Pirna, Tim Lochner (centro), junto a otros dos dirigentes del partido este 17 de diciembre en la localidad alemana.
El candidato del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) en Pirna, Tim Lochner (centro), junto a otros dos dirigentes del partido este 17 de diciembre en la localidad alemana.SEBASTIAN KAHNERT (AFP)

Un candidato del partido ultraderechista alemán Alternativa para Alemania (AfD) ha ganado por primera vez unas elecciones a alcalde en una ciudad de tamaño mediano, Pirna, en el Estado oriental de Sajonia, donde AfD lleva meses instalada en el primer puesto en las encuestas de intención de voto. Tim Lochner, candidato independiente pero que se presentaba por AfD, ha vencido en segunda vuelta con un resultado muy holgado respecto a sus competidores al conseguir el 38,5% de los votos, según los resultados preliminares que la ciudad ha anunciado en su página web el domingo por la noche.

Pirna, de 40.000 habitantes, cercana a Dresde y a la frontera con la República Checa, es una ciudad conocida hace años como bastión neonazi. En Sajonia la formación ultraderechista por la que se ha presentado Lochner, de 53 años, está considerada oficialmente como “extremista” desde hace un par de semanas. Sajonia es el tercer Estado federado alemán en el que la Oficina regional para la Protección de la Constitución (nombre con el que se conocen los servicios de inteligencia internos) clasifica de este modo a AfD, lo que implica que sus dirigentes serán sometidos a especial vigilancia, incluidas escuchas y métodos de espionaje invasivos como la infiltración de informantes. Antes de Sajonia, los servicios secretos ya habían considerado oficialmente que las agrupaciones de AfD en Turingia y Sajonia-Anhalt persiguen “objetivos anticonstitucionales”.

Por detrás de Lochner ha quedado la candidata de la Unión cristianodemócrata (CDU), Kathrin Dollinger-Knuth, con el 31,4% de los votos, y el candidato de Votantes Libres (Freie Wähler), Ralf Thiele, con el 30% de los apoyos. En una entrevista con la televisión pública MDR tras las elecciones, Lochner repitió una afirmación que ya había hecho anteriormente: “Si en determinados distritos tenemos una proporción de extranjeros demostrable del 38% en escuelas primarias y guarderías, para mí eso ya es un intercambio de población autóctona”. El candidato ha declarado también que no le preocupa que AfD esté considerada un partido claramente extremista de derechas en Sajonia.

La victoria de AfD en Pirna confirma el auge del partido, que está sabiendo aprovechar la ola de descontento de la opinión pública alemana con la coalición gubernamental que encabeza el socialdemócrata Olaf Scholz, junto con Los Verdes y los liberales del FDP. La elevada inflación, el coste de la energía, medidas controvertidas para la transición ecológica y las frecuentes peleas públicas entre los tres socios han minado la popularidad de la coalición, hasta el punto de que las últimas encuestas apenas les dan en conjunto un 33 o 35% de intención de voto, muy lejos de la mayoría para gobernar.

En poco más de dos años de legislatura, el SPD de Scholz se ha despeñado desde el 25,7% que obtuvo en los comicios de 2021 hasta el 14% que muestran ahora los sondeos. Mientras tanto, AfD consigue a escala federal el 20% de intención de voto, que los expertos atribuyen en buena medida al descontento y al voto de castigo. El partido ultra es esencialmente antieuropeo y antiinmigración y lleva meses haciendo campaña con el aumento de las entradas de inmigrantes irregulares.

Lochner ha asegurado que su primera decisión como nuevo alcalde será la de deshacerse del coche oficial y conducir en su lugar su vehículo particular. También ha asegurado que quiere “conocer individualmente a los empleados del ayuntamiento, si es posible, y poner a prueba su lealtad”. La copresidenta nacional de AfD, Alice Weidel, ha felicitado a Lochner en sus redes sociales y ha dado las gracias a los electores por “hacer posible este resultado histórico” para el partido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La formación ultra ganó su primera alcaldía en julio pasado en Raguhn-Jessnitz, un pueblo de 8.800 habitantes en el Estado de Sajonia-Anhalt. Una semana antes había conseguido su primera administración de un distrito alemán al vencer en la comarca de Sonneberg, en Turingia. El próximo año se celebran elecciones en tres Estados federados del este alemán, Turingia, Sajonia y Brandeburgo, y en los tres casos las encuestas muestran que AfD sería la formación más votada.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_