jueves, abril 18

David Cameron anuncia que el Reino Unido se plantea el reconocimiento del Estado palestino | Internacional

El ministro de Exteriores del Reino Unido, David Cameron, está convencido de que la única vía para impulsar la paz en Oriente Próximo es ofrecer un horizonte político a los palestinos. Con ese fin, el Gobierno británico estaría dispuesto a acelerar el reconocimiento de un futuro Estado de Palestina. Es necesario que la senda hacia la solución de dos Estados (Israel y Palestina) adquiera un “progreso irreversible”, ha dicho Cameron en Londres a un grupo de embajadores de naciones árabes reunidos en el Consejo para Oriente Próximo del grupo parlamentario del Partido Conservador.

“De ese modo, nosotros —junto a nuestros aliados— analizaremos la cuestión de un reconocimiento del Estado palestino, dentro del marco de Naciones Unidas. Esta puede ser una de las medidas que ayuden a hacer este proceso [la consecución de la paz] irreversible”, ha asegurado el ministro.

El Ejecutivo de Rishi Sunak, como otros muchos gobiernos europeos y la Administración estadounidense, no ha abandonado nunca la histórica solución de los dos Estados que alumbraron los acuerdos de paz de Oslo, pero su firmeza en el respaldo a la respuesta militar de Benjamín Netanyahu a Hamás, después de la masacre del 7 de octubre, había puesto esa solución en un plano muy apartado de la discusión, hasta el punto de que su mera formulación sonaba más como una coletilla obligada que como una estrategia deseada.

La situación ha cambiado drásticamente. El Reino Unido se ha sumado al esfuerzo impulsado por Washington para llevar la paz a la región y frenar la desesperada situación de la población de Gaza, asediada por las tropas israelíes. El Gobierno de Sunak ha puesto sobre la mesa una propuesta de negociación de cinco puntos para poner fin al conflicto, que incluye el establecimiento de una administración tecnocrática palestina que gestionara tanto Cisjordania como Gaza; la liberación por parte de Hamás de todos los rehenes israelíes; la garantía de que esta milicia islamista cesará sus futuros ataques contra territorio de Israel y el traslado de los principales líderes de esta organización en la franja de Gaza a un tercer país.

Cameron ha vuelto a reclamar al Gobierno de Netanyahu una pausa en sus ataques a Gaza que permita la entrada en la Franja de la ayuda humanitaria.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El historial del ministro

Resulta impensable que las palabras de Cameron no hayan sido coordinadas con su jefe, el primer ministro Rishi Sunak. La idea de esgrimir la posibilidad del reconocimiento de un Estado palestino, firmemente rechazada por Netanyahu y sus aliados de Gobierno más radicales, puede no ser nueva, pero pronunciada por Cameron, ante un grupo de embajadores árabes y en el contexto actual, cobra una fuerza inusitada, hasta el punto casi de representar un giro en la política de Downing Street respecto al conflicto en Oriente Próximo.

Sin embargo, el político encargado de transmitir la noticia arrastra un poso de desconfianza entre los palestinos. El 28 de junio de 2010, recién inaugurado su mandato como primer ministro, Cameron definió en la Cámara de los Comunes la franja de Gaza como una “gigante prisión abierta”. Un mes más tarde, durante una visita oficial a Turquía, insistió en que la comunidad internacional “no debía permitir que siguiera siendo un campo de prisioneros”, y condenó como “completamente inaceptable” el ataque israelí contra la flotilla de Gaza, en el Mediterráneo. Nueve activistas y un periodista murieron al abordar la Marina de Israel las seis embarcaciones, que transportaban ayuda humanitaria. Sin embargo, durante los años del Gobierno de Cameron, su respaldo a Netanyahu fue aumentando, hasta el punto de que su postura proisraelí llegó a superar las de Margaret Thatcher o Tony Blair, ya de por sí muy intensas.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_